Ensalada de lentejas

Siento muchísimo el retraso en publicar mi receta. ¡Menudo desastre! Quizá esta receta apetecía más en verano que ahora mismo, pero una buena ensalada es aconsejable durante todo el año. Además se tarda poquísimo en hacerla. 🙂

Como podréis ver, a partir de ahora siempre pondré en las recetas cómo transformarla en una receta baja en histamina, ya que en casa tenemos que seguir una dieta baja en histamina. Os pongo el enlace a la página de mi nutricionista para que os informéis un poquito sobre el tema si os pica la curiosidad. Es ADDietistas (Adriana Duelo) y son súper profesionales y muy muy agradables.

Ingredientes

Para 4 personas (o menos si lo tomas de plato único):
1 bote de lentejas (400 g escurridas)
100 g de cebolla (media cebolla)
75 g pimiento rojo (un cuarto del pimiento)
75 g pimiento verde (un pimiento)
75 g zanahoria (una zanahoria)
1 lata pequeña de maíz dulce (140 g escurrido)
4 huevos (o solo las yemas si queréis un plato bajo en histamina)
aceite oliva virgen extra
vinagre (opcional)
sal

Utensilios

Escurridor o colador
Tabla de cortar
Cuchillo
Ensaladera
Cazo

Paso a paso

1. Ponemos a cocer los huevos en el cazo con agua, desde que empiece a hervir son 10 minutos. Siempre los añadimos con el agua fría para evitar una variación de temperatura muy grande y que se rompa la cáscara. Además le echamos un chorrito de vinagre y una pizca de sal para evitar que se salga la clara. 🙂
2. Vaciamos el bote de lentejas en un escurridor. A lo mejor necesitas una cuchara o un tenedor para ayudarte a sacar las que se quedan en el fondo.
3. Nosotras siempre aclaramos las legumbres que compramos cocidas para eliminar el exceso de sal, así que ponemos el escurridor debajo del grifo y ¡a aclarar! Cuando estén escurridas las ponemos en la ensaladera.
4. Pelamos la zanahoria y la limpiamos junto a los pimientos. Picamos toda la verdura: pimientos, zanahoria, cebolla y la echamos en el ensaladera.
5. Escurrimos el líquido de la lata de maíz y la añadimos a la ensaladera.
6. Pelamos los huevos una vez que estén cocidos. ¡Cuidado no te vayas a quemar! Y los añadimos cortados en trocitos. Si quieres un plato bajo en histamina en lugar de echarlo entero, echa solo la yema como hago yo. La clara se la come a bocados mi chico jijiji ¡le encanta!
7. Una vez que está todo juntito le añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y un puñado de sal. Si tú quieres puedes echarle el vinagre que más te guste.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guisantes con jamón

Hace unas semanas me diagnosticaron Déficit de DAO (diamino oxidasa), que es una encima que degrada la histamina a nivel intestinal. Así que me toca cambiar mi alimentación. A partir de ahora tendré que comer una dieta baja en histamina, muy estrictamente el primer mes. Con el paso de los meses parece ser que podré darme algún caprichito 🙂

Algunas de las cosas que me han prohibido son los cítricos, cualquier cosa precocinada o con aditivos, el alcohol, los alimentos fermentados, los lácteos, el tomate, el aguacate, el vinagre… Así que ya no veréis en mis recetas ninguno de estos alimentos. Llevo solo 3 días con la dieta y pensaba que iba a ser peor pero por ahora está siendo bastante llevadero.

Como puedo comer guisantes y me dejan comer jamón serrano o ibérico 2 veces a la semana… ¡vamos a disfrutarlos! Continuar leyendo “Guisantes con jamón”

Arroz con champiñones

Ayer pensé en hacer para la cena atún con tomate pero cuando abrí la nevera y vi que tenía un pimiento y una caja de champiñones que llevaban ya 3 días en la nevera, me di cuenta de que algo tenía que hacer con ellos.

Lo bueno del arroz es que le puedes echar cualquier cosa y te quedará estupendamente. Es así de agradecido 🙂 Continuar leyendo “Arroz con champiñones”

Duelos y quebrantos

Los últimos 3 meses hemos fallado a nuestras compis del reto Typical Spanish y nos disculpamos 😦 A las tres nos gusta juntarnos para hacer las recetas de los retos y ha sido bastante complicado estos meses. Tanto es así que esta receta la hacemos por separado: cada una la suya en su casa. Por eso hay 3 fotos aunque sea una sola receta. Continuar leyendo “Duelos y quebrantos”

Patatas guisadas con costillas adobadas

No sabía qué receta publicar y mi chico me lo puso muy fácil: «¡Porfiiii, haz patatas con costillas!». Después Clari me dijo que le había robado su siguiente receta pero como hubiera sido la misma, porque es la heredada de mi madre, da un poco igual. Ahora tendrá que pensar otra 😉

Es un plato que está riquísimo, es muy sencillo, manchas poquísimo y para estos días que hace frío es perfecto. Ten a mano un buen trozo de pan porque la salsa ¡¡está de locura!! Continuar leyendo “Patatas guisadas con costillas adobadas”

Tortilla de patata

La tortilla de patata es uno de los platos indispensables en mi casa: cada dos semanas cae alguna. Aunque fue mi madre la que me enseñó a hacerla, las medidas me las dio mi tío, que hace una de las mejores tortillas de patata que he probado nunca. Y no es amor de sobrina 😉

Uno de los pasos que descubrí hace poco es poner a remojo las patatas una vez cortadas en un bol grande con agua. Lo había visto en varios sitios y no sabía por qué lo hacían. Cuando decidí escribir esta receta estuve investigando un poquito para poder daros una explicación y es la siguiente: la patata se mete en agua para que suelte la fécula (o almidón). Cuanto más almidón tiene una patata, más aceite absorbe. Este paso es opcional pero yo lo hago porque no tolero muy bien las grasas y así me sienta mejor 🙂 Continuar leyendo “Tortilla de patata”

Merluza con champiñones y nata

Cuántas veces habrá tenido que oír mi madre (y seguro que muchas otras) lo de joooo, otra vez pescado nooooo. Para no oírlo yo en mi casa tengo que ingeniármelas para dar con recetas que le gusten a mi chico. En cuanto dice mmm qué bueno… ¡la apunto en seguida!

Aunque esta última vez que la he preparado me ha dicho que no estaba igual que siempre y que no le gustaba mucho. Lo único que he hecho diferente es no descongelar el pescado en leche porque tenía prisa. No pensé que lo notaría pero ¡ya veo que me equivoqué!. Así que para la próxima ya sé que tengo que acordarme de ponerlo a descongelar la noche anterior en un bol con leche. 😉 Continuar leyendo “Merluza con champiñones y nata”

Lentejas con chorizo

Dicen que las lentejas son un plato de cuchara para cuando hace frío, pero en mi casa las comemos todo el año porque mi chico se moriría si le dejase sin lentejas durante varios meses. Así que he elegido como mi primera receta en solitario las lentejas con chorizo porque es una de las habituales en casa y puede que fuese el primer plato que me dejó cocinar mi madre cuando era pequeña. Creo que fue en una ocasión que se hizo un esguince de muñeca y me pidió que le cortase o pelase los ingredientes. Estoy segura de que si después intentó quitarme la “cuchara de mando” le contestaría: “no, no, yo, yo, déjame a mí, porfi”.

Continuar leyendo “Lentejas con chorizo”