Ensalada de jamón y foie

¡Hola de nuevo! Después de este amplio parón por estudios y obligaciones varias, volvemos con las pilas recargadas de la mitad del verano, y aún nos queda otra mitad para recargarlas ¡aún más!

Hoy os traigo una comida de aprovechamiento, supongo que muchos lo sabéis, pero ésto es utilizar las sobras o cosas sueltas que tengas en la nevera para hacer una comida, y como en esta época no apetece otra cosa, en mi caso voy a hacer una ensalada.

Hace poco fueron nuestros cumpleaños (cumplimos los años días muy cerca las 3), hicimos una comida familiar y, aunque no calculamos del todo mal, os podéis imaginar la cantidad de sobras que tuvimos por eso de: ¡mejor que sobre a que falte! Y como me termino saturando de comer sobras durante los días siguientes, las cocino de formas diferentes para no cansarme.

Utilicé las sobras de los ingredientes de una ensalada: lechuga, tomate, cebolla… lo típico; el jamón ibérico y el foie. Y sí, meter el jamón ibérico y el foie en una ensalada puede ser un poco pecado, pero es que llega un momento que me salen por las orejas si los como siempre igual, soy de esas personas que no puedo comer lo mismo 3 días seguidos, necesito variar un poco.

 

Ingredientes

Para 1 persona:
100 g de lechugas variadas, media bolsa más o menos
1 tomate kumato
10 g de cebolla
50 g de aceitunas rellenas de anchoa, una lata pequeña
50 g de jamón ibérico
2 rodajas de foie de pato
Sal, aceite de oliva virgen extra y vinagre de módena

 

Utensilios

Ensaladera
Tabla para cortar
Cuchillo
Tijeras

Paso a paso

1. En la ensaladera ponemos la lechuga, que es lo único que no tenemos que cortar ni hacer nada con ella.
2. Escurrimos las aceitunas para quitarlas el líquido y las añadimos a la ensaladera. Reconozco que nunca llegan los 50 g de aceitunas al final de la receta, porque mientras sigo preparando la ensalada voy picando alguna, ¿vosotr@s también lo hacéis?
3. Cortamos el tomate en cuadraditos, obviamente esto es un capricho mío, los podéis cortar con la forma que queráis; y a la ensaladera.
4. Picamos la cebolla pequeñita. Yo echo poca porque ya son muchos sabores fuertes juntos, pero podéis añadir más si lo preferís; y la añadimos al resto de la ensalada.
5. Cortamos el jamón ibérico en trozos del tamaño de la yema del pulgar, que aunque cuando te lo cortan en la charcutería no lo hacen muy grande, para la ensalada lo es demasiado.
6. Troceamos el foie en cachitos pequeños, y a la ensaladera tanto éste como el jamón.
7. Aliñamos nuestra ensalada con un puñado de sal, un chorro de aceite y otro de vinagre de módena. No le echéis demasiado aceite ni vinagre porque, como ya os he dicho, son sabores muy fuertes y no necesitan mucho aliño.

Un consejito: podéis modificar la receta quitando y/o añadiendo ingredientes que os puedan pegar entre sí, o cambiar el vinagre de módena por otro que os guste más.

Espero que con estos calores os guste esta ensalada fresquita y algo diferente y que disfrutéis mucho del verano ¡¡Felices vacaciones!!

 

 

 

Anuncios

Cordero asado con patatas

¡Hola de vuelta a tod@s! Espero que vuestras vacaciones hayan sido tan buenas como las nuestras, por supuesto han sido cortas, pero muy buenas. Volvemos a la carga, que me ha costado mucho ponerme a cocinar de nuevo.

Cuando en otra entrada os contaba que yo de pequeña comía mal, muy, muy mal, no os podéis hacer una idea de hasta dónde llegaba mi capacidad de rechazar la comida…  Mi madre siempre cuenta que se me hacían bola hasta los fideos de la sopa; así que os podéis imaginar lo que me pasaba con las carnes… Pero había una curiosa excepción, una carne que siempre me gustó y disfruté comiendo (y lo sigo haciendo), el cordero. Sí, sí, de pequeña era una niña muy lista, y me encantaba el cordero, ya fuesen chuletitas fritas o asado, y si ya me dabas un muslo “para chupar” y poder comerlo con las manos, disfrutaba como lo que era, una enana.

Os dejo la preparación de un plato muy típico de nuestra cocina y ¡para chuparse los dedos! Continuar leyendo “Cordero asado con patatas”

Pasta con espinacas y queso Roquefort

El plato que os traigo hoy me encanta, de verdad, de mis favoritos. Mi hermana Almudena me enseñó la receta y es una de mis formas preferidas de tomar verduras. Sí, sé que las espinacas pierden bastantes propiedades al cocinarlas, pero oye, mejor así que de ninguna manera, ¿no? Tened en cuenta que, aunque mi paladar ha mejorado bastante, aún hay cosas que no me gusta demasiado comer, véase legumbres, verduras y pescados; así que cualquier receta que me ayude a comer mejor y más sano, ¡¡yo encantada!! Continuar leyendo “Pasta con espinacas y queso Roquefort”

Tallarines con pollo y salsa de soja

Cuando aún estudiaba auxiliar de enfermería, hará unos 5 años, nos tocó hacer un trabajo en grupo y fuimos a casa de una de las compis a comer y después a hacer el trabajo. Cuando llegamos nos dijo que nos había hecho uno de sus platos estrella: tallarines con pollo y salsa de soja. Mi pensamiento fue algo así entre “aaggghhhh” y “¡horror, soja!”. En verdad nunca había probado la salsa de soja, y un poco más tarde descubrí mi gran error. El plato simplemente me encantó, ¡era delicioso!
Así que ese día me fui de allí habiendo ampliado mi paladar, con una receta nueva y afónica, hicimos el trabajo intercalando ratos de cantar a pleno pulmón con el singstar ¡fue divertidísimo! Continuar leyendo “Tallarines con pollo y salsa de soja”

Brownie

 

Cuando éramos pequeñas mi madre nos regaló nuestro primer libro de pastelería, del que sólo nos atrevimos a probar 2 o 3 recetas. Una de ellas desde entonces ha sido mi receta estrella: el brownie. Con los años he modificado algunas cosas y el resultado es que allí donde lo llevo ¡triunfa! ¡Es delicioso! Continuar leyendo “Brownie”

Huevos rellenos

 

Antes de nada: ¡Feliz 2016! ¡¡Espero que tengáis un año fantástico!! Después de unos días de descanso, vuelta a la rutina.

El día 12 de noviembre me operaron del hombro derecho y desde entonces mi brazo derecho está menos útil, digamos, así que ando en busca y captura de recetas sencillas y deliciosas. Y aunque el plato que os voy a contar de pequeña no me gustaba nada de nada… con la edad he ido aprendiendo a comerlo, hasta llegar al punto de pedirle a mi madre que me lo prepare, jeje.

Los huevos rellenos son muy sencillos y rápidos de hacer, y la forma ideal de comer pescado sin que sepa a pescado, que esa sigue siendo una de mis peleas… Cuando tenga hijos, si les gusta el pescado tan poco como a mí, les engañaré con recetas como ésta. Además, en estas fechas en las que hemos comido un montón, se agradece un plato ligero y que se aleje de los menús festivos. Continuar leyendo “Huevos rellenos”

Albóndigas con salsa de tomate

Durante muchísimos años en mi casa se comieron las albóndigas con salsa castellana, como las llama mi madre, muy tradicionales y muy ricas, no se me ocurriría decir lo contrario, jejeje. Pero cuando me cambiaron de cole me apuntaron al comedor y probé las albóndigas con tomate. Me gustaban tanto que hacía cambios con mis compañeros “te cambio tus albóndigas por mi flan” (sí, sí, no soy de flan). A esa edad no te cogías una fruta voluntariamente de postre y el flan era una gran moneda de cambio.

Cuando empezamos a cocinar mis hermanas y yo, ¡¡había que intentar hacerlas!! Así que a lo largo de nuestros años de experimentos culinarios fuimos cambiando y mejorando la receta hasta ésta que os cuento que es la definitiva que hacemos todas.

Continuar leyendo “Albóndigas con salsa de tomate”