Bizcocho 123

Supongo que muchos ya conoceréis el bizcocho 123, sencillo y delicioso. La receta usa como medidor un vaso de yogur, pero se puede usar cualquier otro recipiente mientras se mantengan las proporciones. A mi chico le gustaba mucho preparar este bizcocho, así que tenemos guardado un vaso vacío de yogur para poder repetirla siempre que queramos, jejeje.

En esta entrada además de explicar esta clásica receta, os voy a poner la versión baja en histamina. Como ha dicho mi hermana mayor, ahora tenemos que adaptar la alimentación familiar a un nuevo tipo de cocina, así que estamos experimentando entre todas. La primera adaptación de este bizcocho la hizo mi madre y le quedó deliciosa. Sin embargo, ésta es mi propia adaptación de una receta sencilla sin que suponga ningún tipo de complicación adicional. ¡¡Espero que la disfrutéis tanto como nosotras!!

Ingredientes

Receta clásica: Receta baja en histamina:
1 yogur natural 1 vaso de yogur de bebida vegetal, yo utilicé bebida de soja
1 vaso de yogur de aceite de oliva suave 0’4º 1 vaso de yogur de aceite de oliva suave 0’4º
2 vasos de yogur de azúcar 2 vasos de yogur de azúcar
3 vasos de yogur de harina de trigo de repostería o de harina de espelta 3 vasos de yogur de harina de trigo de repostería o de harina de espelta. Si además se quiere hacer sin gluten, en su lugar se usan 2 vasos de yogur de harina de arroz y 1 de maicena
1 sobre de levadura química de repostería 1 sobre de levadura química de repostería
La ralladura de la cáscara de medio limón (opcional) La ralladura de la cáscara de medio limón (opcional)
3 huevos 3 yemas de huevos
Un poco de margarina o aceite para engrasar el molde Un poco de margarina o aceite para engrasar el molde

Utensilios

Vaso de yogur u otro recipiente que sirva de medidor
Bol grande
Bol pequeño
Colador
Rallador
Cuchara de madera
Batidora eléctrica o manual con varilla
Molde para el bizcocho
Papel de aluminio (opcional)
Brocha de silicona
Aguja o cuchillo para pinchar el bizcocho

Paso a paso

1.  Precalentar el horno con calor arriba y abajo a 180ºC.
2. En el bol grande añadimos el azúcar y la levadura y tamizamos la harina utilizando el colador. Rallamos medio limón, lo añadimos y mezclamos un poco con la cuchara.
3. Añadimos los huevos tal cual o bien sólo las yemas. Para separar las yemas yo usé un bol a parte para ir separando y añadiéndolas una a una.
4. Incorporamos el aceite y el yogur o bebida vegetal y batimos hasta que la masa quede uniforme.
5. Untamos el molde con mantequilla o bien con aceite ayudándonos con un pincel. No es necesario, pero previamente, yo además envolví el molde con papel de aluminio, así se puede desmoldar fácilmente una vez horneado.
6. Volcamos la masa en el molde y lo introducimos al horno durante unos 30 minutos en total. Sin embargo, os recomiendo que a la mitad de la cocción miréis cómo de dorado está el bizcocho, sobretodo si sólo habéis usado las yemas de los huevos. Si veis que ya está muy dorado es mejor que lo tapéis con un trozo de papel de aluminio o especial para horno, simplemente puede ponerse por encima. ¡Muy importante! No saquéis el bizcocho del horno para taparlo o se bajará la masa al estar todavía crudo.
7. Para comprobar si está bien hecho por dentro, lo pincharemos con un cuchillo. Si éste sale manchado, lo dejaremos otros 5 minutos, tras los cuales volveremos a pinchar.
8. Para desmoldar el bizcocho es conveniente esperar a que se haya enfriado y separar primero el bizcocho de las paredes con ayuda de un cuchillo e intentando no rallar la superficie del molde.

Una vez se haya enfriado totalmente puedes decorarlo a tu gusto o simplemente comértelo tal cual!!

Anuncios

Cordero asado con patatas

¡Hola de vuelta a tod@s! Espero que vuestras vacaciones hayan sido tan buenas como las nuestras, por supuesto han sido cortas, pero muy buenas. Volvemos a la carga, que me ha costado mucho ponerme a cocinar de nuevo.

Cuando en otra entrada os contaba que yo de pequeña comía mal, muy, muy mal, no os podéis hacer una idea de hasta dónde llegaba mi capacidad de rechazar la comida…  Mi madre siempre cuenta que se me hacían bola hasta los fideos de la sopa; así que os podéis imaginar lo que me pasaba con las carnes… Pero había una curiosa excepción, una carne que siempre me gustó y disfruté comiendo (y lo sigo haciendo), el cordero. Sí, sí, de pequeña era una niña muy lista, y me encantaba el cordero, ya fuesen chuletitas fritas o asado, y si ya me dabas un muslo “para chupar” y poder comerlo con las manos, disfrutaba como lo que era, una enana.

Os dejo la preparación de un plato muy típico de nuestra cocina y ¡para chuparse los dedos! Continuar leyendo “Cordero asado con patatas”

Lomos de merluza con verduras en papillote

Me encanta el pescado desde siempre, pero reconozco que nunca me ha gustado cocinarlo porque en mi casa no hay extractor ni posibles corrientes de aire y se queda oliendo a él durante días. Sin embargo, con este método los aromas se conservan dentro del paquete del papillote y a la vez queda muy jugoso.

El papillote es una técnica de cocina que consiste en hacer un paquetito con lo que quieras cocinar y luego hacerlo en una sartén o en el horno. Para mí la ventaja principal es que la comida no se va deshidratando mientras se hace, quedando realmente jugosa. En esta receta he usado papel albal, pero también podría utilizarse papel o plástico para hornear.

Podéis encontrar recetas con muchos tipos de pescado. ¡Animaros a probarlo y no os dejará indiferentes! Continuar leyendo “Lomos de merluza con verduras en papillote”

Pollo al limón de la madre de Fran

Aunque con este nombre pueda parecer el típico pollo al limón de los restaurantes chinos, no, no lo es. Sobre todo porque lo publicamos para particpar en el reto untaperderechupeteTS de La Cocina Typical Spanish.

LogoLaCocinaTSEsta receta es una de esas maravillas que pasan de generación en generación. En nuestro caso nos enamoramos de ella en una de tantas comidas familiares de domingo. Nos la enseñó nuestra madre, a ella su compañero de trabajo, Fran, y a él su madre.

¡Es una receta deliciosa! El pollo queda muy muy jugoso y el ácido del limón y las sabrosas especias le dan un toque que no deja a nadie indiferente. ¡Tenéis que probarlo! Continuar leyendo “Pollo al limón de la madre de Fran”

Canestrelli (galletas italianas)

Hace un par de meses nos apuntamos al “reto de cocina regional italiana 2.0” del blog El cajón desastre de Maggie. El mes pasado no pudimos participar por falta de tiempo pero este mes no nos lo podíamos perder. A las tres nos encanta la comida italiana y disfrutamos de ella siempre que podemos, así que cuando nos enteramos de la existencia de este reto no pudimos evitar apuntarnos.

logoretoitalia

Para el reto de este mes teníamos que preparar unos canestrelli, que son dulces típicos de varias regiones italianas. De unas regiones a otras varían tanto los ingredientes como la forma. En nuestro caso teníamos que centrarnos en los canestrelli de Liguria, región que se encuentra al norte de Italia. Las nuestras como veis en la foto tienen forma de flor con un agujero en el medio. ¿No son preciosas? Continuar leyendo “Canestrelli (galletas italianas)”

Brownie

 

Cuando éramos pequeñas mi madre nos regaló nuestro primer libro de pastelería, del que sólo nos atrevimos a probar 2 o 3 recetas. Una de ellas desde entonces ha sido mi receta estrella: el brownie. Con los años he modificado algunas cosas y el resultado es que allí donde lo llevo ¡triunfa! ¡Es delicioso! Continuar leyendo “Brownie”

Tejas de almendra

Por segundo mes consecutivo, nos unimos a “La cocina TS” en su reto navideño (como no podía ser de otra manera) #CampanasobrecampanaTS. Esta vez no todos tuvimos el mismo ingrediente secreto, sino que nos dividimos en 3 equipos y competimos a muerte por la victoria. En nuestro caso formamos parte del gran Equipo Mazapán y nuestro ingrediente secreto era la almendra. Como Clari es una loca de las tejas de almendra (pero loca, loca) no nos dio casi opción y nos pusimos manos a la obra 🙂 Continuar leyendo “Tejas de almendra”

Pastel de carne

Cuando tuve que empezar a preparar tuppers para la universidad y el trabajo de mi chico, éste fue uno de los platos estrella junto con las lentejas. Es fácil y rápido, da para muchas raciones, se puede congelar en tuppers individuales y se puede comer a temperatura ambiente, por lo que no es necesario pegarse por un microondas. ¡Ah! Y como casi no manchas al prepararlo, a las personas sin lavavajillas nos viene genial 😛

Continuar leyendo “Pastel de carne”

Sobaos pasiegos

Sobaos pasiegos

¡Nuestra primera receta! Y qué mejor para inaugurar el blog que parcipar en el III #diadeldulceTS.
LogoLaCocinaTSNos costó mucho elegir qué dulce sería el adecuado y al final nos decidimos por los sobaos porque es un postre que nos encanta a las tres. Siempre nos han vuelto locas desde pequeñas. Un buen sobao está de muerte con una taza de leche ¡El sabor a mantequilla es super adictivo! Continuar leyendo “Sobaos pasiegos”