Ensalada de lentejas

Siento muchísimo el retraso en publicar mi receta. ¡Menudo desastre! Quizá esta receta apetecía más en verano que ahora mismo, pero una buena ensalada es aconsejable durante todo el año. Además se tarda poquísimo en hacerla. 🙂

Como podréis ver, a partir de ahora siempre pondré en las recetas cómo transformarla en una receta baja en histamina, ya que en casa tenemos que seguir una dieta baja en histamina. Os pongo el enlace a la página de mi nutricionista para que os informéis un poquito sobre el tema si os pica la curiosidad. Es ADDietistas (Adriana Duelo) y son súper profesionales y muy muy agradables.

Ingredientes

Para 4 personas (o menos si lo tomas de plato único):
1 bote de lentejas (400 g escurridas)
100 g de cebolla (media cebolla)
75 g pimiento rojo (un cuarto del pimiento)
75 g pimiento verde (un pimiento)
75 g zanahoria (una zanahoria)
1 lata pequeña de maíz dulce (140 g escurrido)
4 huevos (o solo las yemas si queréis un plato bajo en histamina)
aceite oliva virgen extra
vinagre (opcional)
sal

Utensilios

Escurridor o colador
Tabla de cortar
Cuchillo
Ensaladera
Cazo

Paso a paso

1. Ponemos a cocer los huevos en el cazo con agua, desde que empiece a hervir son 10 minutos. Siempre los añadimos con el agua fría para evitar una variación de temperatura muy grande y que se rompa la cáscara. Además le echamos un chorrito de vinagre y una pizca de sal para evitar que se salga la clara. 🙂
2. Vaciamos el bote de lentejas en un escurridor. A lo mejor necesitas una cuchara o un tenedor para ayudarte a sacar las que se quedan en el fondo.
3. Nosotras siempre aclaramos las legumbres que compramos cocidas para eliminar el exceso de sal, así que ponemos el escurridor debajo del grifo y ¡a aclarar! Cuando estén escurridas las ponemos en la ensaladera.
4. Pelamos la zanahoria y la limpiamos junto a los pimientos. Picamos toda la verdura: pimientos, zanahoria, cebolla y la echamos en el ensaladera.
5. Escurrimos el líquido de la lata de maíz y la añadimos a la ensaladera.
6. Pelamos los huevos una vez que estén cocidos. ¡Cuidado no te vayas a quemar! Y los añadimos cortados en trocitos. Si quieres un plato bajo en histamina en lugar de echarlo entero, echa solo la yema como hago yo. La clara se la come a bocados mi chico jijiji ¡le encanta!
7. Una vez que está todo juntito le añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y un puñado de sal. Si tú quieres puedes echarle el vinagre que más te guste.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Lombarda con manzana y pasas

Lo primero que llama la atención de la lombarda es su color, de un morado intenso, que la diferencia del resto de las coles que solemos consumir, pero eso no hace que su sabor ni sus propiedades nutricionales sean menores.

Aunque yo la empecé a preparar hace muchos años para variar un poco las verduras de una dieta, esta receta nos la empezó a hacer mi madre hace no mucho tiempo y no tiene nada de dietética. A mí las pasas no me han gustado nunca, pero reconozco que sin ellas la receta no sería la misma, así que el plato de mi chico suele convertirse en “pasas con lombarda y manzana”. Probadla y veréis que su sabor dulzón merece la pena. Continuar leyendo “Lombarda con manzana y pasas”

Arroz con champiñones

Ayer pensé en hacer para la cena atún con tomate pero cuando abrí la nevera y vi que tenía un pimiento y una caja de champiñones que llevaban ya 3 días en la nevera, me di cuenta de que algo tenía que hacer con ellos.

Lo bueno del arroz es que le puedes echar cualquier cosa y te quedará estupendamente. Es así de agradecido 🙂 Continuar leyendo “Arroz con champiñones”

Tallarines con pollo y salsa de soja

Cuando aún estudiaba auxiliar de enfermería, hará unos 5 años, nos tocó hacer un trabajo en grupo y fuimos a casa de una de las compis a comer y después a hacer el trabajo. Cuando llegamos nos dijo que nos había hecho uno de sus platos estrella: tallarines con pollo y salsa de soja. Mi pensamiento fue algo así entre “aaggghhhh” y “¡horror, soja!”. En verdad nunca había probado la salsa de soja, y un poco más tarde descubrí mi gran error. El plato simplemente me encantó, ¡era delicioso!
Así que ese día me fui de allí habiendo ampliado mi paladar, con una receta nueva y afónica, hicimos el trabajo intercalando ratos de cantar a pleno pulmón con el singstar ¡fue divertidísimo! Continuar leyendo “Tallarines con pollo y salsa de soja”

Crema de zanahorias

Por primera vez he pasado estos días con la familia de mi chico, lo que me ha dificultado un poco la publicación de la receta. Pero aquí está, ¡conseguido! Espero que hayáis disfrutado tanto como yo de la familia y las comilonas, y por los días que aún quedan: FELICES FIESTAS de parte de las tres hermanas. ¡Empecemos con la receta! 😉

De pequeña acabé cogiendo manía a los típicos purés verdes llenos de hebras que hacía mi madre mezclando a saber qué verduras. Y por otro lado, la zanahoria cruda tampoco me ha entusiasmado nunca… Pero entonces, hace no muchos años, llegó ella para unirnos: ¡la crema de zanahoria! Y de verdad, de verdad, de verdad, que adoro con todo mi paladar la crema de zanahoria, jejejeje. Me gusta todo de ella, el olor, el color, el sabor, la textura… Y se consigue con una receta súper fácil que no lleva más de 40 minutos. Continuar leyendo “Crema de zanahorias”

Lentejas con chorizo

Dicen que las lentejas son un plato de cuchara para cuando hace frío, pero en mi casa las comemos todo el año porque mi chico se moriría si le dejase sin lentejas durante varios meses. Así que he elegido como mi primera receta en solitario las lentejas con chorizo porque es una de las habituales en casa y puede que fuese el primer plato que me dejó cocinar mi madre cuando era pequeña. Creo que fue en una ocasión que se hizo un esguince de muñeca y me pidió que le cortase o pelase los ingredientes. Estoy segura de que si después intentó quitarme la “cuchara de mando” le contestaría: “no, no, yo, yo, déjame a mí, porfi”.

Continuar leyendo “Lentejas con chorizo”